Casa Albert Schade: un paréntesis neoclásico entre la monotonía

28 Visitas

Obra: Casa Schade

Ubicación: Sazié 2627 y 2629, Santiago (ver mapa)

Arquitecto: Albert Schade Pohlenz

Mandante: Albert Schade Pohlenz

Año: 1919

frontis de la casa
Fotografía: Sebastián Aguilar O.

Enclavada en un entorno actualmente degradado y desvinculado de su tranquilo contexto urbano inicial, persiste esta construcción en el tiempo, a través de más de 90 años de existencia. Una singular edificación, que discretamente se nos muestra como una obra de gran calidad y armonía. Esta casa, de 1919, originalmente proyectada por el destacado arquitecto chileno-alemán Albert Schade Pohlenz (1882-1961) como su propia residencia particular, se diferencia y resalta entre las demás por su singular composición de fachadas, que unida a la poco usual estrechez del predio, configuran una particular manera de desarrollar el programa arquitectónico a través de su distribución interior, elevándose sobre la calle Sazié en tres niveles, de distinta altura cada uno, los cuales elevan y dan mayor prestancia a la edificación.

El arquitecto Schade proyectó la vivienda en 1919 para albergar a su familia (su esposa doña Anna Anders Hutzfeldt, y sus hijos Carmen y Walter), en un sector de Santiago colindante entre las zonas más aristocráticas de la ciudad y las zonas comerciales e industriales en torno al trazado del Ferrocarril, situado a escasas cuadras.

En la época de su construcción, Alberto Schade, arquitecto titulado en la U. de Chile en 1907, era ya uno de los principales profesionales de Santiago, autor de varios proyectos de renombre (fue uno de los autores del Palacio de los Tribunales de Justicia y proyectista de la Escuela de Ingeniería de la U. de Chile, antes de asociarse con otro destacado profesional, Rodulfo Oyarzún Philippi) y además profesor por muchos años de las Escuelas de Arquitectura e Ingeniería de su alma mater. Probablemente, la cercanía de la casa con las antiguas escuelas universitarias, situadas en torno al Club Hípico, fue un factor clave para situar allí su residencia definitiva.

retrato de albert schade pohlenz
Albert Schade Pohlenz (1882-1961). En la época de su construcción, Alberto Schade, arquitecto titulado en la U. de Chile en 1907, era ya uno de los principales profesionales de Santiago.

Proyectada en un sobrio neoclasicismo afrancesado, ornamentado con armonía y sin excesos decorativos, la casa Schade, a sus 94 años, conserva su color original, sus balcones y rejerías, todas ellas de gran calidad, y sus elegantes diseños ornamentales virtualmente intactos, configurándose como un inmueble absolutamente representativo de la época de su construcción, y por su situación urbana degradada, permanece incólume como un romántico y poderoso vestigio del pasado de la ciudad, de innegable valor patrimonial.

fachada casa schade
Esta casa, de 1919, originalmente proyectada como su propia residencia particular, se diferencia y resalta entre las demás por su singular composición de fachadas. Fotografía: Sebastián Aguilar O.

La distribución interior, por su parte, se desarrolla dejando los pisos superiores para las zonas públicas y privadas, mientras que el primer nivel es ocupado por su acceso principal y el garage vehicular. En el primer piso, asimismo, se desarrollan todas las dependencias anexas: bodegas, talleres y cuartos de servicio, abriéndose hacia el interior un largo pasillo de luz, al costado del cual se van distribuyendo los espacios edificados. En el segundo piso, la escalera de llegada conduce a un gran salón, que se abre a la calle mediante una hermosa ventana en forma de arco, de gran altura, que se transforma en el elemento focal principal de su fachada, mientras que hacia el interior, se abren paso las distintas habitaciones y otros recintos. Finalmente, en el último piso, de menor altura, se sitúa el dormitorio principal, que mira hacia el exterior mediante tres ventanas (dos de ellas ovaladas, de hermoso y delicado diseño), que se conforman como una gran cornisa habitable. Con esta distribución y relación de las distintas alturas, el edificio deja el gran ventanal del salón como el principal elemento ordenador del frontis, jerarquizando su importancia sobre los demás niveles, lo que le da al edificio la particular imagen de fachada, fácilmente asimilable y confundible con un cine o un pequeño teatro, como varias personas me señalaron al mostrarle fotos de la construcción.

Creemos urgente la protección patrimonial de este edificio, que afortunadamente ya fue declarado Inmueble de Conservación Histórica por la I. Municipalidad de Santiago, con fecha 06 de Septiembre de 2011. Sin embargo, esto no es suficiente. La casa Schade, que ha mantenido inalterable sus valores arquitectónicos a lo largo de los años, está actualmente rodeada de comercio, bullicio, tiendas chinas y coreanas, y todo tipo de construcciones vulgares que hacen más patente el contraste de sus bellas líneas con su entorno inmediato, y que se nos presenta como una real amenaza a sus cualidades. Sin duda, un hermoso y desconocido rincón de la ciudad, un edificio bellísimo, digno de conocer, estudiar, y sobre todo valorar y disfrutar con toda su intensidad.

Referencias y fuentes

Fotografía del arquitecto Albert Schade: http://www.urbanismo.uchile.cl/schade.htm

Galería


Texto

Sebastián Aguilar O.

Fotografías de la galería

Sebastián Aguilar O., Julio del 2013.

Mapa

Comparte:

1
Comparte tu opinión

avatar
1 Hilo del comentario
0 Respuestas al hilo
0 Seguidores
 
Comentario más reaccionado
Hilo de comentario más activo
1 Autores de comentarios
Patrimonio Urbano Autores de comentarios recientes
  Suscribir  
Más recientes Más antiguos Más votados
Notificar de
Patrimonio Urbano
Admin

Comentarios previos a la actualización.

– Andrés 02-03-2018 02:57
Oh, por Dios! En diciembre pasado, pasé frente a ese inmueble y quedé anonadado por su singularidad respecto al entorno. Cabe señalar que, tal como dice el autor, hay construcciones horrorosas y de pésimo gusto (por ejemplo, de importadoras chinas) en sus cercanías. ¡Qué ganas de ver fotos del interior de esa casa! Muchas gracias por esta reseña.