Colectiva/Social
06Ago2013

Pasaje Santiago Bueras: un abanico de estilos

Visitas: 1467 hits   

2013 pasaje santiago bueras 05

Se accede a él desde calle Santiago Bueras, corta calle situada en el extremo oriente de la comuna de Santiago, en la estrechez urbana al llegar a Plaza Italia. Dentro de ese margen de ciudad, entre la Alameda y el Parque Forestal, y entre Plaza Italia y el Cerro Santa Lucía, se ubican varias calles chicas y sinuosas, que en desorden y diversidad, dan cabida al Barrio Lastarria, uno de los mejores ejemplos de la armonía arquitectónico-urbana de la ciudad. Vivienda y comercio, pequeños edificios residenciales y diversos centros de difusión cultural dan vida al barrio, que junto con restaurantes y cafés, y la cercanía con el GAM, le otorgan un particular interés y atractivo. Dentro de sus límites, al costado oriente del barrio, está el pasaje Bueras.

Sus construcciones datan de los años 20 hasta fines de los 40, su arquitectura pasa por diversos estilos. En la esquina del pasaje con la calle Bueras, dos edificios de factura más antigua conforman el acceso, uno de ellos, de singular estilo neomedieval, con pequeñas ventanas y gárgolas y vitrales de gran calidad; más atrás, pequeños edificios de departamentos, más nuevos (década de 1940), que oscilan formalmente entre el movimiento moderno, el funcionalismo y el neoclasicismo, coexistiendo en armonía y equilibrio.

 

Más atrás el pasaje dobla y se pierde su contacto con la calle. En este punto, el silencio abstrae la cercanía de la Alameda y la Plaza Italia, permitiendo una mejor calidad de vida para sus habitantes. Sin embargo, el pasaje, que con sus condiciones urbanas es un hermoso rincón urbano, no está concluido. Un gran terreno, el que da hacia el lado sur, nunca fue construido, ocupándose en la actualidad como estacionamientos y abriéndose hacia los edificios de la Alameda y calle Namur. A pesar de esta inconclusión, espacialmente el pasaje se muestra como un atractivo recodo de la ciudad, equilibrado y armonioso, y especialmente tranquilo y apacible, a metros de uno de los centros articuladores de la ciudad, como es la Plaza Italia. Sin duda el espacio sin construir y su ocupación actual como estacionamientos es un punto negativo y amenazador, especialmente si a la hora de edificar allí no se toman algunas precauciones, como mantener la escala, la relación entre las fachadas, y la pulcritud y fineza de los materiales.


2013 pasaje santiago bueras 23

Entre los arquitectos que participaron en la conformación urbana del lugar tenemos algunos destacados profesionales chilenos, a juzgar por las numerosas placas e inscripciones que podemos leer en sus muros. En el N° 172-D tenemos un edificio de Juan Velasco Sanfuentes y Miguel Dávila Carson. Al frente, con el número 172-C, se encuentra un discreto edificio de don Jorge Aguirre Silva, importante arquitecto autor de destacadas obras y acreedor del Premio Nacional de Arquitectura el año 1985.

Otros edificios que podemos apreciar son el N° 174, realizado para don Hans Rosenfeld y que luego fue propiedad de la Asociación de Football de Santiago. Este edificio fue proyectado en un audaz estilo moderno para la época (1944) y en un difícil terreno irregular, obra de Jorge Del Campo Rivera y Carlo Bresciani Bagattini, este último también galardonado póstumamente con el Premio Nacional de Arquitectura el año 1970, y asociado algunos años después en la destacada oficina con Castillo, Huidobro y Valdés.


2013 pasaje santiago bueras 24

En el N° 170-A y 172-A está el inmueble de Emerik (Enrique) Camhi Baruch, arquitecto de origen judeo-eslavo, radicado desde su infancia en nuestro país, de brillante trayectoria pero poco conocido en la actualidad. El edificio, de impecable estilo moderno, posee recursos estéticos tales como la ventana corrida y los clásicos ojo de buey, elementos formales típicos en la arquitectura del streamline de finales de los 30 y principios de los 40. Este edificio, de gran simpleza y elegancia, fue construido para la Caja Nacional de Empleados Públicos y Periodistas, en 1940. En los números 176 y 178 está el edificio de estilo neoclásico francés, estilizado y simplificado pero de gran calidad y finas terminaciones estéticas. Según la placa situada en sus muros, es obra de Álvaro Gazitúa Álvarez De La Rivera y Oscar Zaccarelli Mancelli, y probablemente es de principios de los años 40. Y por último, los dos edificios de la entrada del pasaje, de distintos estilos y lenguajes formales, fueron construidos por lo menos una década antes, en los años 20. Por una parte, el edificio de estilo medieval, de 1929, y edificado para don Camilo Edwards S., cuyo autor por desgracia desconocemos; y el edificio de estilo neoclásico, de 1928 y proyectado por encargo de los hermanos Carlos y Germán Hidalgo por el arquitecto Víctor Coopman Michelin, profesional escasamente conocido en el país.

Pasaje Santiago Bueras


Fotografías de la galería: Rodrigo González M. y Sebastián Aguilar O. Septiembre de 2010 y Julio de 2013.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar