Colectiva/Social
27Oct2014

Cité Abazyán: el oculto cité al poniente de la Alameda.

Visitas: 2049 hits   

Obra: Cité Abazyán
Ubicación: Alameda (Delicias) 3457-3461, Av. Ecuador 3456, comuna de Estación Central
Arquitectos: Rigoberto Correa Gómez + Esteban Barbieri Masolini
Mandante: Eduardo Nazar (en nombre de la Sucesión Abazyán)
Año: 1928

2014 cite abazyan 005

Situado al poniente de Santiago, en las zonas otrora periféricas de la ciudad, y más allá del límite urbano conformado por el Ferrocarril de Circunvalación, se encuentra el Cité Abazyán. Ubicado entre la Alameda -en esos años, conocida como Avenida Delicias y anteriormente como Avenida Latorre, desde Plaza Argentina hacia el poniente- y la Av. Ecuador, y a un costado de la actual Universidad de Santiago (en aquel entonces, Escuela de Artes y Oficios).

El sector donde se construyó el cité es un particular cuadrante urbano -entre Alameda y Ecuador-, está caracterizado por la multidensificación, a través de numerosos pasajes peatonales y pequeños cités, en general de precaria y estrecha construcción -o autoconstrucción, en algunos casos-, existentes allí desde comienzos del siglo XX, cuando esta zona de la capital se comenzaba a habitar con trabajadores y obreros provenientes del mundo fabril, del ferrocarril y, como inmigrantes, de las zonas rurales y mineras. Junto a las viviendas, las ya mencionadas instalaciones del ferrocarril y la Escuela de Artes y Oficios y la ex Escuela de Agricultura, la Escuela de Preceptores, el Laboratorio Chile, las bodegas de la sociedad Tattersall, y por la Alameda, la antigua Barraca Valdivia, la antigua Iglesia de Dolores, las bodegas del Ferrocarril (Desvío Gandarillas), todos ellos configuraron un entorno múltiple y diverso, en la cual convivían -y aún conviven- desordenadamente, distintas ocupaciones y servicios, sectores industriales, educacionales y habitacionales. Esta condición, se ha mantenido en el tiempo, dejando de lado con los años las pujantes faenas industriales y ferroviarias, y dando pie a la actividad comercial masiva y popular y a las nobles funciones de la educación. Junto con ello, se han instalado -y consolidado en las últimas décadas- los grandes terminales intermodales, en lo que antiguamente fueron grandes paños industriales y residenciales.


2014 cite abazyan 017

El conjunto en cuestión fue construido el año 1928 por encargo de la Sucesión Abazyán, representada por don Eduardo Nazar, miembro de la familia (1), en terrenos anteriormente de propiedad de don José Larroucau (2). Los arquitectos encargados de su diseño y construcción fueron Rigoberto Correa Gómez (1896-1951)y Esteban Barbieri Masolini (1898-1967), destacados profesionales titulados en la Universidad Católica de Chile, escasamente recordados en la actualidad, pero autores de importantes y representativas obras, como el Palacio de don Joaquín García Carro y su vecina, la gran casona don Eugenio Ortúzar Rojas, en la comuna de Ñuñoa, numerosos edificios residenciales, la casa -de particular estilo- de calle Bellavista 0201 y varios colectivos habitacionales, como el Pasaje Baldomero Lillo (ver artículo), importante conjunto urbano situado en la comuna de Independencia.

2014 cite abazyan planos 001

Estéticamente, y al igual que las casas del Pasaje Lillo, el Cité Abazyán se inscribe en el estilo art-déco, aunque trabajado con mayor discreción y simplicidad que este último, y tomando ciertas libertades formales del eclecticismo aún imperante. Los volúmenes principales, de dos pisos (por avenidas Alameda y Ecuador), configuran sus accesos con sendos arcos ojivales, de gran tamaño, y frontones almenados, trabajados con sencillez y proporción. Sus muros, estucados con un tenue dibujo almohadillado, se transforman en una sutil muestra decorativa, y por la Alameda, un friso abstracto se nos presenta como el principal detalle ornamental, de inspiración tal vez étnica mesoamericana. El diseño original del conjunto contempla además de las viviendas, ubicadas dentro del pasaje, una serie de almacenes por ambas avenidas principales, alimentando la vida comercial y enriqueciendo así el programa arquitectónico.

2014 cite abazyan planos 002

El interior del cité es sencillo. Las 16 casas que lo conforman tienen un piso, y sus muros, a diferencia de sus fachadas principales, son de ladrillo sin revocar, con amplios aleros continuos y vanos (puertas y ventanas) de regular tamaño y secuencia. Se jerarquizan los accesos y los ventanales con algunos elementos discretos, que no alcanzan a considerarse como ornamento: el enmarcamiento con superficies estucadas, y la aparición de pequeñas cornisas y bordes en los alféizares.

El pasaje es amplio y bien pavimentado, configurándose como una solución habitacional luminosa, aireada e higiénica frente a los demás cités cercanos, y en su recorrido entre la Alameda y Av. Ecuador, tiene un ligero quiebre, con lo cual se impide la visión del extremo posterior del pasaje desde los dos accesos, condición que se transforma en un elemento interesante y atractivo, al incitar al peatón a recorrer y descubrir su interior, y al generar una necesaria sensación de privacidad para los residentes.

2014 cite abazyan 004

Actualmente, el cité, a pesar de situarse en un entorno degradado y confuso, y rodeado de externalidades sin duda difíciles y negativas para la habitabilidad -populosos barrios comerciales, ruidosas avenidas, universidades y protestas más bien recurrentes, grandes terminales y numerosa afluencia de público flotante- se nos presenta como un interesante ejemplo construido de la aplicación de la Ley de Habitación Barata de 1925, mediante la cual se pudo acceder a los fondos necesarios para su construcción (3), y como tal, es un verdadero aporte patrimonial al sector donde está emplazado. Sus casas, pintadas de colores vistosos, configuran un escenario pintoresco y alegre, olvidándonos por un momento de la triste realidad urbana de las cercanías, y acrecentando enormemente su valor e interés tanto estético como arquitectónico. Los grandes volúmenes de acceso, que jerarquizan y dan prestancia al conjunto, asimismo, ayudan a aislar y desvincular tanto del ruido como del ajetreo y movimiento de las avenidas, mientras que las viviendas, pequeñas pero sin duda dignas, poseen cada una un patio -de reducidas dimensiones, pero absolutamente necesario- que dignifica a las familias habitantes (4).

2014 cite abazyan 011

El estado de conservación general, es bueno, esto -sin duda- gracias a la buena y sólida construcción, de albañilería reforzada de ladrillos en las estructuras principales y exteriores, y muros de madera y relleno de adobillo en las subdivisiones interiores. El hacinamiento constante y progresivo en este sector de la ciudad, se nos transforma en un peligro latente, que con un buen manejo a nivel de propietarios y administrando el conjunto correctamente, se podría mantener a raya.

2014 cite abazyan 009

Por otro lado, las fachadas, si bien estructuralmente están en buenas condiciones, han visto mermadas sus cualidades por la incorrecta y desordenada colocación de carteles y pintura, que han estropeado la imagen del edificio, tanto en Av. Ecuador como en la Alameda. Junto con eso, algunos negocios en el interior del cité han desvirtuado el original destino habitacional del conjunto, presionado negativamente por la bullante actividad comercial del sector inmediato. Sin embargo, a pesar de las externalidades negativas, el edificio se nos presenta aún como un importante caso de influencia de las políticas públicas de vivienda en la construcción privada, y como un buen ejemplo construido y aún vigente de las medidas higienistas en el tema de la habitación obrera en nuestro país.

Cité Abazyán


1- Don Eduardo Nazar era casado con doña María Abazyán Jaiat, provenientes ambos de familias de origen armenio.

2- Probablemente se trate del francés Joseph Larroucau Laborde, emigrado junto a su extendida familia hacia Chile y Argentina desde la región de Oloron-Sainte-Marie, en la zona vasco-francesa, en la segunda mitad del siglo XIX.

3- Véase: Revista de la Habitación, Segunda Etapa, órgano del Consejo Superior de Bienestar Social. Imprenta y Litografía “La Ilustración”, Santiago, año 1926. El monto dado por el CSBC a la Sucesión Abazyán para la construcción del cité fue de $ 210.000 pesos de la época.

4- Las casas se componen de un pequeño porche al ingreso, un estar amplio, sala de baño, cocina y dormitorio. A estos últimos se accede a través de los patios interiores. Sin embargo en la actualidad la gran mayoría de ellos están ocupados por ampliaciones y construcciones livianas, que han desvirtuado negativamente el diseño original.


Fotografías de la galería: Sebastián Aguilar Orozco, Septiembre de 2014. Sergio López Retamal, Septiembre de 2014.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar