Colectiva/Social
16Nov2016

La vivienda social de Estación Central en dos casos de estudio: Población Unión de Peluqueros + Población Delicias

Visitas: 2286 hits  

Nota previa: En esta ocasión corresponde referirme a lugares familiares y propios, que circundan la infancia y la vida de mis antepasados y que marcaron parte de mi niñez y que ahora, casi dos décadas después, retomo y re-experimento desde la experiencia consiente de la arquitectura y desde la investigación catastral sobre sus principales ejemplos construidos.

Introducción y antecedentes previos

La ocupación de este sector en cuestión nace a partir de la segunda mitad del siglo XIX, en lo que eran originalmente chacras y terrenos cultivables, allende el límite urbano de ese entonces -la Estación Central y el Ferrocarril de Circunvalación- y donde, como grandes trazos, subsistían los caminos hacia Pudahuel y Maipú, sectores rurales y pequeños poblados autónomos en ese entonces alejados de la ciudad. En este lejano sector, antiguamente llamado Chuchunco, se fue gestando un rápido poblamiento, principalmente del campesinado rural que veía en Santiago una fuente de esperanza y progreso material y social, y que paulatinamente fue creciendo en número con los los trabajadores de las cercanas instalaciones ferroviarias y complejos industriales que fueron apareciendo en torno al anillo de Circunvalación. En estos suburbios de la capital fueron dándose forma a los barrios que hoy en día conforman este sector, y que durante varias décadas, sencillamente, eran las afueras semi-marginales de la comuna de Santiago, colindante con Barrancas, gran comuna aglutinadora de las zonas en poblamiento al poniente de la ciudad, y que con posterioridad dieron origen a los actuales municipios de Pudahuel, Cerro Navia y Lo Prado.

Los distintos loteos y apertura de calles fueron acompañados de una ocupación diversa e irregular. Junto con las primeras construcciones habitacionales -principalmente ranchos y conventillos más o menos planificados que funcionaban bajo sistema de arriendo o inquilinaje-, fueron apareciendo diferentes instalaciones fabriles, de distinta envergadura, y que acompañaron por varios años al crecimiento poblacional. Dependencias de diversa índole -Quinta Normal de Agricultura, Escuela de Artes y Oficios, Compañía de Gas, entre otros- que ocupaban sendos terrenos de varias hectáreas, fueron delimitando el crecimiento orgánico de la incipiente población, extendiéndose principalmente desde la Alameda al poniente de la Estación Central (en ese entonces, llamada Avenida Latorre), hacia el sur, ocupando la antigua Chacra Dolores y la nueva Población Santa María, situada en el costado sur antes de la Compañía de Gas. 

PLANO 01

Según los planos antiguos encontrados y el seguimiento de las propiedades en el Conservador de Bienes Raíces de Santiago, los primeros propietarios del terreno donde en el futuro se construirían las poblaciones estudiadas fueron don Manuel Ruiz-Tagle y Ortiz de Torquemada y su esposa doña María del Rosario Portales Larraín, quienes traspasaron estos terrenos -denominados en aquel entonces Chacra Lo Mata- a su hijo don Francisco Antonio Ruiz-Tagle Portales (Presidente Interino de Chile en 1830) y a su vez adjudicados por su hijo don Vicente Ruiz-Tagle Larraín en 1865 (1). Es él quien decide lotear los terrenos a partir de la última década del siglo XIX y abrir algunas nuevas calles. En estos momentos el terreno -llamado ahora Población Ruiz-Tagle- (2) corría desde el Camino de los Pajaritos (posteriormente Avenida Ecuador) por el norte, aproximadamente la actual calle Bernal del Mercado por el oriente, y hacia el poniente, las actuales calles Con-Con y Placilla. El proceso de loteo y venta de los terrenos se desarrolló durante toda la primera década del siglo XX, primero por Vicente R.T., y a su fallecimiento en 1902 (3) por su hermano y heredero el presbítero don Joaquín Ruiz-Tagle, proceso que duró hasta su muerte en 1912 (4).

A partir de los primeros años del siglo XX, las calles donde años después se construirán las poblaciones acá descritas, ya estaban trazadas y sus primeras construcciones establecidas. El proceso de densificación del sector fue en un comienzo labor de iniciativas particulares donde los únicos intentos de habitación colectiva se lograron a través de numerosos cités y pasajes, algunos de los cuales resultaron ser micro conventillos hacinados y pobres, que escasamente respondían al creciente déficit de viviendas para las clases más desposeídas. Junto con estos cités, los cuales aún se mantienen en algunas calles del sector -Alameda y Ecuador, Manuel Thompson, Toro Mazotte, Bernal del Mercado, entre otras- podemos destacar algunos conjuntos de mejor factura: en calle Thompson, Bernal del Mercado, y especialmente, el tardío Cité Abazyán (ver artículo), entre Alameda y Ecuador. Estos conjuntos, más evolucionados, fueron inmediatos antecesores, y en cierta medida, contemporáneos de los conjuntos urbanos que estudiaremos en este análisis, y que lograron materializar un fuerte impulso consolidador, a partir de la construcción en los últimos años de la década de 1920, de las poblaciones que decidieron la orientación del barrio hacia la habitación obrera y de trabajadores, condición que mantuvo inalterable por varias décadas. Algunas de estas primeras iniciativas, logradas a partir de la Ley de Habitación Popular de 1925, fueron la Población Unión de Peluqueros, la Población Delicias, la Población Javiera Carrera, la Población de las Sociedades Igualdad y Trabajo y Fermín Vivaceta, entre otras (véase planos más abajo), siendo edificados posteriormente otros conjuntos de la mano con los avances en la construcción y en el marco legal-social que los acompañaba. Luego de éstos, vendrían otros, a partir de las décadas siguientes, que -utilizando otros conceptos y tipologías urbanas- ayudarían a conformar el tejido urbano actual del sector, y que ha permanecido vigente por más de 50 años, a pesar de las recientes transformaciones que evidentemente han modificado la original conformación de sus barrios y calles.

PLANO 02

PLANO 03 POBLACIONES ESTACION CENTRAL

Dentro de las numerosas poblaciones y conjuntos que ayudaron a conformar el tejido urbano de lo que hoy es Estación Central -especialmente, los sectores de la antigua Población Ruiz-Tagle (5)- cabe destacar dos, que por su especial tipología urbana y sus valiosos atributos arquitectónicos, profundizaremos a continuación.


Obra: Población Unión de Peluqueros
Ubicación: Calles Toro Mazotte, Coronel Godoy (ex Córdova), Federico Hansen (ex Jorge Meléndez) y Manuel Vásquez Rojas, comuna de Estación Central (antes perteneciente a la comuna de Santiago)
Mandante: Sociedad Unión de Peluqueros
Arquitecto: Alfredo Cruz Del Pedregal
Año: 1929-1930
Unidades: 46 casas

Este singular conjunto de viviendas fue construido entre 1929 y 1930 por iniciativa de la Sociedad Unión de Peluqueros para sus asociados. Esta institución, al mismo tiempo, también fue gestora de otro conjunto similar, aunque de diferente arquitectura -pequeñas casas de un piso con antejardín, aleros y techos apuntados- en otro sector antiguo de la ciudad, cercano al Barrio Franklin (calles San Francisco de Asís, Arauco, Santa Rosa y General Gana), población edificada el año 1927 (6).

Las 46 casas que conforman la población fueron construidas por el arquitecto chileno Alfredo Cruz Del Pedregal (1892-1939) y están situadas a corta distancia de la Alameda, por las calles Toro Mazotte y Coronel Godoy (antiguamente calle Córdova), y con frente a dos calles menores situadas transversalmente -Manuel Vásquez Rojas y Federico Hanssen (originariamente llamada calle Jorge Meléndez (7)-. El arquitecto Cruz -titulado en la Universidad Católica el 26 de Diciembre de 1917- tuvo una importante labor profesional especialmente en los años 20, siendo autor de numerosas construcciones, pero que sin embargo permanecen olvidadas en la actualidad, y en gran parte demolidas. (8).

COLLAGE 01

PLANO 04

Collage fotosgenerales peluqueros

La arquitectura de sus viviendas es sencilla, conformándose con fachadas continuas de un piso, originalmente de ladrillo a la vista. Sus únicas decoraciones u ornamentos están dados por la riqueza y las texturas propias del material, y por pequeños elementos que jerarquizan a cada unidad: pequeños bordes o cornisas de cemento que contrastan con los muros rústicos de albañilería, enmarcando los vanos y colaborando -al ser parte de la cadena superior de los muros- con la estructura soportante; algunas piezas de ladrillo que conforman discretos motivos ornamentales abstractos, que van diferenciando las viviendas entre sí, y la particular forma de sus vanos, con ángulos achaflanados (uniendo las esquinas con caras en diagonal) o escalonados. Otros elementos formales utilizados como recursos estéticos, son los bordes superiores de los muros en antetecho, que mediante escalonamientos progresivos, jerarquizan aleatoriamente los accesos principales o las uniones entre las viviendas.

Collage fotosdetalles peluqueros

El estilo utilizado por el arquitecto Cruz para la construcción de este conjunto lo podemos englobar en el art-déco, tendencia estilística imperante en la época, y que dominó prácticamente la totalidad de las nuevas construcciones públicas, especialmente a partir de 1928/1929 y hasta comienzos de la década siguiente. Huellas de este estilo lo podemos encontrar en la simplificación de los accesos, el uso de recursos estéticos simples y de inspiración geométrica, y en el abundante uso de la diagonal y el achaflanamiento, como se mencionó anteriormente. Sin embargo, lo que hace de esta población un caso tal vez único en nuestro país, es el uso de geometrías y decoración de inspiración indígena. Para entender esta situación -tal vez inédita en Chile- hay que situarse en la búsqueda formal que estaban llevando muchos artistas -y por cierto algunos arquitectos- de un estilo puramente nacional. Ya vemos que desde comienzos de la década, algunos profesionales como Alfredo Benavides (9), Roberto Dávila Carson (10), Ricardo González Cortés (11), Abel Gutiérrez Aguilera (12) y posteriormente Manuel Eduardo Secchi (13) ya estaban en la búsqueda de los valores nacionales de la arquitectura tradicional chilena frente al academicismo francés imperante, no sólo a través de sus investigaciones como también a través de su obra construida, pero que resultó principalmente -en el caso de Benavides- en una suerte de revival colonial, expresada principalmente en la tipología de estilos arquitectónicos de inspiración criolla presentados en el III Congreso Panamericano de Arquitectos celebrado en Buenos Aires en 1927. Así las cosas, a Chile le correspondió participar en 1929 en la Exposición Iberoamericana de Sevilla, en España, cuyo pabellón nacional fue diseñado para este efecto por el arquitecto Juan Martínez Gutiérrez (14). En dicha exposición el arquitecto Alfredo Cruz fue llamado para diseñar el mobiliario del pabellón, inspirándose en las formas decorativas del arte araucano y diaguita. Diseñó diversas sillas, bancas, estanterías y otros elementos de madera basándose principalmente en las composiciones escalonadas y en zig-zag presentes en el arte mapuche tradicional, tanto en la forma del mobiliario como en los detalles decorativos tallados en ellos (15).

COLLAGE 02

Collage fotosfachadas peluqueros

COLLAGE 03

Aunque muchas de las casas han sufrido modificaciones -recordemos que, en muchos aspectos, una casa de ladrillo visto es una señal negativa por la mayoría de los habitantes, como de “construcción de bajo nivel” o “casa sin terminar”, por lo que rápidamente comienzan a estucar y uniformar las fachadas o adecuarlas a otros diseños “más terminados”- el tejido urbano y la imagen de conjunto permanecen casi intactas. Por otro lado, la habitabilidad interior de las construcciones es simple para la época pero efectiva. Esencialmente se accede a los recintos por un pasillo central, al lado del cual se encuentran las habitaciones principales y el estar-comedor y los recintos más públicos. Luego, a través del pasillo, ahora descubierto, se llega al patio posterior, a cuyo costado están los servicios, orientados hacia el exterior. Por último, el patio se ensancha, y con él, remata el sitio. En general, la distribución de las casas es similar, exceptuándose las casas esquina, con un tamaño mayor y una mayor complejidad interna. Como suele suceder en este tipo de poblaciones, la similitud -y monotonía formal- de las construcciones y su distribución interior, se contrarresta positivamente con la diversidad de los detalles de sus fachadas y el tratamiento sutil pero efectivo de sus ornamentaciones, en contraste con varias otras poblaciones similares, donde este recurso de individualización formal no es ocupado y el aspecto final resultante de su arquitectura exterior resulta algo monótono.

PLANO 05

Por desgracia en épocas más recientes muchas de las construcciones del conjunto han sido ampliadas, como se señaló anteriormente, sus fachadas fueron modificadas estucándolas o adecuándolas a usos más modernos -entradas de autos, apertura de negocios o almacenes- o bien añadiéndoles un segundo piso que desvirtúa negativamente la visión global de la población. Sin embargo lo más lamentable, y que es extensivo al resto de las construcciones antiguas del sector, es la densificación irregular de los interiores especialmente por parte de la inmigración foránea indiscriminada, fenómeno global que ha impactado muchas veces negativamente en los antiguos barrios tradicionales de la ciudad mediante el hacinamiento y el deterioro progresivo de barrios y casas. Finalmente, en los últimos años, las grandes construcciones habitacionales de 30 y más pisos de altura, irrumpieron violentamente en el sector, terminando de desfigurar para siempre la coherencia y armonía urbana conseguida a lo largo de sus más de 85 años de historia.

Collage fotosfachadas peluqueros02

Población Peluqueros


Obra: Población Delicias
Ubicación: Calles Placilla, Manuel Thompson, Concón y Coronel Souper (ex Sucre), comuna de Estación Central (antes perteneciente a la comuna de Santiago)
Mandante: Caja de Retiros y Previsión Social de los Ferrocarriles del Estado
Arquitecto: Probablemente Andrés Murillo Gómez y Ángel Luis Rodríguez Pacheco (Arquitectos del Departamento Técnico de Propiedades de la Caja de Retiros y Previsión Social de los FF.CC. del E.)
Año: 1928
Unidades: 29 casas (aproximadamente)

A sólo una cuadra hacia el sur-poniente del conjunto Unión de Peluqueros, se encuentra la Población Delicias, iniciativa de la Caja de Retiros y Previsión Social de la Empresa de Ferrocarriles del Estado para sus trabajadores, y construida a partir de 1928 por los arquitectos la Oficina Técnica de Propiedades de los FF.CC. (16). A diferencia de la anterior población descrita, acá las unidades de vivienda no conforman un conjunto, sino que se distribuyen heterogéneamente en las calles del sector, conformando pequeños grupos de casas, o en algunos casos, pequeñas agrupaciones aisladas, pero que responden a la misma idea e intención formal.

PLANO 06

Collage fotosconjunto delicias

El lenguaje arquitectónico adoptado es bastante simple y discreto. Muros de ladrillo visto, de muy buena factura, ventanas y accesos principales destacados mediante enmarcamientos de cemento, y a diferencia del conjunto para la Unión de Peluqueros, en que las casas poseen antetecho continuo, acá se trabajaron las fachadas dotándolas de amplios aleros y frontones destacados, que enfatizan accesos y esquinas. Sin embargo, a pesar de ser un conjunto irregular y discontinuo, sus construcciones, distribuidas entre las distintas calles, conforman una idea de unidad y armonía estética, y son capaces de coexistir sin problemas con las demás edificaciones que completan las distintas cuadras, y que hoy configuran un barrio en sí mismo.

PLANO 07

Collage fotosdetalles delicias nueva

Collage fotosfachadas delicias

Las casas son simples, con una distribución discreta pero adecuada y muy funcional para las necesidades programáticas de una vivienda unifamiliar de esa época, pasando desde casas muy pequeñas, con apenas un dormitorio, y pensadas en acoger posteriores ampliaciones internas, a viviendas más grandes y complejas en su distribución interior, incluso algunas con antejardín, caso poco frecuente en las demás construcciones de este barrio. Al igual que en el caso anterior, estas casas se organizan en base a un pasillo central, con piezas a ambos lados y luego los servicios, para terminar en el patio posterior, al cual se accede principalmente a través de un hall acristalado a la manera de una galería (véase plano). La materialidad predominante para ambos conjuntos, como está dicho, es el ladrillo fiscal visto, estructurado entre vigas, pilares y cadenas de hormigón, con muros interiores de estructura de pilares, pies derechos y diagonales de madera rellenados con bloques de adobillo y recubiertos con estuco de yeso. Los techos son de vigas y cerchas de madera, entabladas, y como cubierta exterior planchas de zinc.

Ambos conjuntos en la actualidad se encuentran sin protección patrimonial, y esto ha permitido modificar y desvirtuar algunas de sus unidades, en ciertos casos, con añadidos o mutilaciones violentas a su arquitectura original, tales como ampliaciones en el segundo piso, o la apertura de grandes vanos para acceso vehicular. Asimismo, muchas fachadas han sido modificadas y recientemente algunas viviendas fueron demolidas para dar paso a grandes construcciones habitacionales, y con esto, se va perdiendo la lectura de conjunto y la armonía de sus formas, así como la riqueza y nobleza visual y constructiva del ladrillo chonchón o fiscal, usado ampliamente para erigir gran parte de las primeras poblaciones edificadas bajo el alero de la Ley de Habitación Popular (véase Plano N° 02 con varios conjuntos de la época) especialmente entre 1925 y 1935 app (17).

Collage fotosfachadas delicias02 nueva

A pesar de estos detalles, el estado general de ambos conjuntos es muy bueno, no obstante el progresivo deterioro del barrio y la irrupción violenta y desmedida de cercanos edificios de altura, de más de 30 pisos, con que las empresas inmobiliarias -en total complicidad estratégica con la legalidad vigente- saturan y colapsan la ciudad. Asimismo, en las principales calles que circundan las dos poblaciones -Alameda, General Velásquez, Toro Mazotte, 5 de Abril- y especialmente gracias a la estación del Metro Pila del Ganso (actualmente San Alberto Hurtado) y la apertura de la nueva Autopista Central por Av. General Velásquez, el sector inmediatamente cercano ha experimentado una violenta y negativa transformación. Claramente, esa populosa y transitada esquina -Alameda con Velásquez- se ha convertido en un polo negativo que amenaza con intensidad la tranquila vida de barrio que podemos aún encontrar en el interior de las poblaciones cercanas. Y esto, sumado a la aparición -desde hace décadas- de enormes sitios eriazos, microbasurales, la progresiva deforestación de las veredas y un creciente comercio ambulante, no hace más que agravar el problema. A esto se suman la gran cantidad de población migrante que muchas veces vive en condiciones de hacinamiento impresentables en pleno siglo XXI, y que en general, contribuye negativamente a acelerar el descuido y desvinculación con el barrio y sus tradiciones.

pobl peluqueros 018

Sin embargo, a pesar de todo, creemos de suma importancia poner en valor estos conjuntos. Su arquitectura, sencilla y noble, a pesar de los más de 80 años desde su construcción, continúa sólida y completamente vigente, y la conformación urbana que generan nos dan cuenta de una especial manera de enfrentar el tema de la habitación obrera y conformar la calle y el barrio y -de este modo- generar ciudad, en total respeto y concordancia con el entorno inmediato. Actualmente, sin duda, es un ejemplo a conservar y seguir, y por supuesto, preservar para las futuras generaciones.

Población Delicias

Texto: Sebastián Aguilar O. Julio de 2013 - Noviembre de 2016. Fotografías: Sergio López R. Marzo de 2014.

Referencias y fuentes.

(1) Véase: Conservador de Bienes Ráices de Santiago, fs. 105, N° 275, año 1865.

(2) Véase: José Armando De Ramón Folch, "Estudio de una periferia urbana: Santiago de Chile 1850-1900", en Revista Historia Nº 20, Santiago de Chile, 1985, pp. 199 a 294.

(3) Véase: Conservador de Bienes Raíces de Santiago, fs. 384, N° 623, año 1902 (Testamento de don Vicente Ruiz-Tagle).

(4) Para más datos genealógicos de la familia dueña de los terrenos originales, véase http://www.genealog.cl/Chile/R/RuizTagle/

(5) Actualmente una pequeña calle entre la Alameda y Av. Ecuador -calle Ruiz-Tagle- recuerda a los propietarios originales de este territorio.

(6) Esta población consta de 41 casas.

(7) Jorge Meléndez Escobar (1896-1984) fue dibujante y profesor, miembro de numerosas sociedades mutualistas -incluyendo la Unión de Peluqueros- y llegó a ser Diputado por la 7ª Agrupación Departamental de Santiago, primer distrito, en los periodos de 1949 a 1953 y de 1953 a 1957. Más información en: http://historiapolitica.bcn.cl/resenas_parlamentarias/wiki/Jorge_Mel%C3%A9ndez_Escobar. Posteriormente la calle fue cambiada de nombre a Federico Hanssen, en homenaje al filólogo y lingüista alemán traído a Chile a finales del siglo XIX para enseñar en el Instituto Pedagógico y en el Instituto Nacional.

(8) Alfredo Antonio Cruz Del Pedregal asimismo fue profesor de Perspectiva y Estética en la Escuela de Bellas Artes y socio fundador de la Sociedad Central de Arquitectos de Chile. Luego del terremoto de 1939 formó parte del grupo de profesionales que se trasladó a colaborar en las zonas afectadas, sin embargo, su salud se deterioró y falleció repentinamente a finales de ese año. Se encuentra enterrado en el Cementerio General. Tuvo su oficina en calle Bandera y luego en el Edificio Díaz. Para más información sobre el arquitecto Alfredo Cruz, véase: “Urbanismo y Arquitectura”, N° 5, Octubre/Noviembre 1939, pág. 229.

(9) Alfredo Benavides Rodríguez (1894-1959), Arqto. U. de Chile 1921, uno de los principales impulsores de la corriente neohispanista y defensor decidido de la arquitectura nacional chilena. Profesor de Historia de la Escuela de Arquitectura de la U. de Chile durante varios años y autor de varias construcciones de importancia, entre ellas el Teatro Nacional de Av. Independencia (1928-29, actualmente demolido) y el Edificio de la Oficina Central de Identificación dependiente del Registro Civil e Identificación, Sección Detenidos de Santiago y Dirección de Investigaciones en calle General Mackenna (1930). Asimismo fue co-autor de la Población Carrión (Pasaje Leonor Cepeda) en 1927-28 (ver artículo). Autor del Libro “La Arquitectura en el Virreinato del Perú y en la Capitanía General de Chile”, publicado el año 1941.

(10) Roberto Daniel Dávila Carson (1899-1971), Arqto. U. de Chile 1925, estudios posteriores en la Akademie der Bildenden Künste en Viena, Austria, entre 1931 y 1932. Estudioso e investigador desde su juventud de la construcción vernácula chilena y posteriormente discípulo de Le Corbusier y Peter Behrens en sus años en Europa, entre 1930 y 1934. Profesor de Historia del Arte, Composición y Taller en la Escuela de Arquitectura de la U. de Chile. Autor del clásico restaurant Cap-Ducal en Viña del Mar y la casa Flores, en la misma ciudad. Autor del libro “De nuestra Arquitectura del Pasado: La Portada” (1927). Premio Nacional de Arquitectura en 1971.

(11) José Manuel Eduardo Secchi Muñoz (1900-1963), Arqto. U. de Chile 1937, investigador de la arquitectura colonial chilena, autor del Libro “Arquitectura en Santiago” en 1941. Este profesional a través de sus diversos trabajos de investigación y rescate patrimonial abogó por el respeto a la propia tradición arquitectónica criolla, frente al internacionalismo imperante. Co-autor del Teatro Cervantes de Valdivia (1936).

(12) Ricardo González Cortés (1887-1957), Arqto. U. de Chile 1913. Profesor de la Escuela de Arquitectura U. de Chile. Autor de varias obras de importancia en las décadas de 1920 y 1930. Utilizó motivos de inspiración araucana en uno de sus edificios principales, la sede de la Caja de Crédito Hipotecario en calles Huérfanos y Morandé (1929-1930). Un caso similar de aplicación de la estética aborigen en la arquitectura se dio en la ciudad de Tocopilla, donde sus principales edificios públicos construidos hacia 1930 (Municipalidad y Estadio, entre otros, diseñados por Fernando Astorquiza Parot), fueron notoriamente influenciados por el arte indígena bajo la estética del art-déco.

(13) Abel Gutiérrez Aguilera (1885-1971), Arqto. U. de Chile 1915, profesor de la Escuela de Arquitectura de la U. de Chile y profesor de Dibujo en el Instituto Nacional, autor del libro “Dibujos Indígenas de Chile” (1929)

(14) Juan Martínez Gutiérrez (1901-1976), nacido en España pero llegado a Chile en 1909, Arqto. U. de Chile 1924. Profesor en la Escuela de Arquitectura de la U. de Chile. Autor de varias obras significativas: Pabellón de Chile en Sevilla (1929), Escuela de Derecho U. de Chile (1936-1938), Escuela Militar (comenzada en 1943), Templo Votivo de Maipú (1948-1974), Facultad de Medicina U. de Chile (1952-1962), entre otras. Premio Nacional de Arquitectura en 1969. En el caso del Pabellón de Chile, la ornamentación y los detalles arquitectónicos del edificio iban desde el neocolonial hasta motivos puramente de inspiración indígena.

(15) Si bien en los documentos originales se señala que la inspiración de Cruz en el diseño del mobiliario es de origen araucano, al comparar tipológicamente la morfología de la decoración, podemos observar que se acerca más a las influencias diaguitas o incaicas situadas en las regiones de La Serena, Copiapó y Antofagasta, y que fueron ampliamente difundidas en varios libros e investigaciones en aquellos años. Para obtener más antecedentes sobre los estudios de arte aborigen en Chile publicados en aquellos años, véase también:

- “Documentos de Arte Decorativo Aborigen” en Arquitectura y Arte Decorativo, Revista de la Asociación de Arquitectos de Chile. Santiago: La Asociación, año 1, N° 1, Enero 1929, pp. 30 a 34.

- “La tendencia nacional en el Arte Decorativo” en Arquitectura y Arte Decorativo, Revista de la Asociación de Arquitectos de Chile. Santiago: La Asociación, año 1, N° 4, Abril 1929, pp. 146 a 148.

- “Los Tejidos Araucanos como base para una Arquitectura Típica Nacional” en Arquitectura y Arte Decorativo, Revista de la Asociación de Arquitectos de Chile. Santiago: La Asociación, año 1, N° 6/7, Noviembre 1929, pp. 292 y sigtes.

- “Hacia una Arquitectura y una Decoración Autóctonas”, artículo de Carlos Feuereisen Polanco (1900-1969) en Arquitectura y Arte Decorativo, Revista de la Asociación de Arquitectos de Chile. Santiago: La Asociación, año 1, N° 6/7, Noviembre 1929, pp. 312 a 314.

- “La Alfarería Indígena Chilena”, Ricardo Eduardo Latcham Cartwright, Imprenta Universo, Santiago, 1928, 232 pp.

- “Dibujos Indígenas de Chile”, Abel Gutiérrez Aguilera, Imprenta Universitaria, Santiago, 1929, 72 pp.

(16) Los planos encontrados en el Archivo Técnico de EMOS corresponden al loteo general, fechado en 1928 y firmado por el arquitecto Murillo y por el Jefe del Departamento de Propiedades, don Pedro Gutiérrez, y varios planos de tipologías de las casas del conjunto. Sin embargo, en los planos de las casas tipo, nos encontramos con la firma de varios otros profesionales que trabajaban bajo el alero de la Caja de Retiros de FF.CC., entre ellos Luis Rodríguez y Jorge Niño de Zepeda, ahora bajo la dirección de Manuel Córdova, arquitecto Jefe del Departamento de Propiedades en 1931, con lo que al ser muy difícil acceder a archivos más completos, se nos hace dificultoso adjudicar con exactitud el diseño de las casas. Como referencia y a título ilustrativo, se señalan los arquitectos que trabajaban para esta oficina durante estos años:

- Pedro Arturo Gutiérrez Céspedes (1882-1973), Arqto. U.C. 1914. Jefe del Departamento Técnico de Propiedades en 1928.

- Manuel Jenaro Córdova Aqueveque (1895-1946), Arqto. Jefe del Departamento Técnico de Propiedades en 1931.

- Andrés A. Murillo Gómez (1903-1961), Arqto. U.C. 1931.

- Guillermo Grebe Gómez (1897-1958), Arqto. U. de Chile 1922.

- Jorge Niño de Zepeda Salinas, Arqto. U. de Chile, funcionario de FF.CC. desde 1929.

- Angel Luis Rodríguez Pacheco (1906-1984), Arqto. U.C. 1935, funcionario de FF.CC. desde antes de 1930.

- Jorge Dagnino Ruiz, Arqto. U.C. 1929.

(17) Algunos de estos casos son las poblaciones Javiera Carrera, situada muy cerca de los conjuntos estudiados, la Población La Universal Leopoldo Lagos, la Población de la Sociedad de Chauffeurs Manuel Montt, ambas en el sector de Independencia, la Población Igualdad y Trabajo y Fermín Vivaceta, situada en Estación Central, y la Población del Consejo Superior de Bienestar Social, al poniente del Club Hípico de Santiago, entre otras.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar