Colectiva/Social
04Nov2013

Pasaje Baldomero Lillo: "art-decó" en Independencia

Visitas: 2135 hits   

Obra: Pasaje Baldomero Lillo (ex José Tomás Ovalle)
Ubicación: Av. Independencia 1387 al 1405, Comuna de Independencia
Arquitectos: Rigoberto Correa Gómez + Esteban Barbieri Masolini
Mandante: Ismael Guzmán Cruzat
Año: 1928


2013 pasaje baldomero lillo 21

Dentro de la diversa tipología de pequeñas calles, cités, pasajes y agrupaciones urbanas, el conjunto Baldomero Lillo se nos presenta como uno de los más interesantes y estéticamente más evolucionados. Situado en la Av. Independencia, a la altura del N° 1400, ya pasados los hospitales y la Escuela de Medicina de la Universidad de Chile, se abre este desconocido -para la mayoría de la gente- espacio urbano. Originalmente llamado José Tomás Ovalle, en honor al antiguo presidente interino que gobernó el país entre 1829 y 1831, posteriormente su nombre fue cambiado para homenajear al destacado escritor don Baldomero Lillo (1867-1921), tal vez el más destacado cronista de la durísima vida de los mineros del carbón en Lota.

El pasaje, y las casas que lo enmarcan, constituyen un particular rincón de la ciudad, de innegable valor e interés patrimonial. Estéticamente resuelto en el estilo art-déco, de marcada pero efímera presencia en la estética visual de los años 20, y que en Chile tuvo su apogeo indiscutido entre finales de la década de 1920, y principios de la década siguiente, situándose históricamente como una suerte de articulador entre el art-nouveau y el movimiento moderno y el racionalismo, que en alguna medida adoptó las vestimentas del art-déco para humanizar y dotar de algún lenguaje formal y decorativo a la naciente modernidad arquitectónica.


2013 pasaje baldomero lillo 23

Dentro de esta disyuntiva histórica, el art-déco en Chile venía a revolucionar el estilo arquitectónico en boga, convirtiéndose, tanto en catalizador de las distintas tendencias nacionalistas y americanistas en la búsqueda de los recursos estéticos y formales, como también en vehículo incipiente que desembocaría pocos años después en el movimiento moderno, ya despojado de todos los elementos decorativos y figurativos, y que se muestra ya en plenitud en los años 30. En el caso del art-déco, se convirtió rápidamente en el estilo predilecto por los arquitectos y mandantes, siendo muchos de ellos, instituciones estatales de diversa índole. Ejemplos de esto, se pueden encontrar en todo Chile: en Tocopilla, con su espléndida Municipalidad, en varios edificios en Calama, en Concepción, en innumerables edificios fiscales de Santiago (Edificios de la Caja de Aprovisionamiento del Estado, Dirección General de Investigaciones, Dirección de Crédito Prendario, Caja de Seguro Obrero, Caja Nacional de Ahorros, Caja de Crédito Hipotecario en calle Huérfanos con Morandé, etc., etc.). Y por supuesto, en infinidad de conjuntos y edificios residenciales, como el que nos convoca.

 2013 pasaje baldomero lillo 03  2013 pasaje baldomero lillo 02
  Fuente: Inventario de una Arquitectura Anónima”, Cristián Boza Díaz y Hernán Duval Valenzuela, Empresa Editorial Lord Cochrane, Santiago, 1982, página 22.

Las casas que conforman el pasaje Baldomero Lillo, fue proyectado en 1928 por los arquitectos Rigoberto Correa Gómez (1896-1951) y Esteban Barbieri Masolini (1898-1967), por mandato de don Ismael Guzmán Cruzat. Estos profesionales, escasamente recordados en la actualidad, y que trabajaron juntos en las décadas de 1920 y 1930, fueron capaces de desarrollar un amplio repertorio estético que abarca desde el neogótico hasta el neoclásico, y cuya obra de mayor importancia es el gran palacio de estilo neocolonial construido entre 1925 y 1932 para el comerciante español don Joaquín García Carro en la Av. Irarrázaval 4280, y que en la actualidad alberga a la Corporación Cultural de Ñuñoa. Además, en el caso de don Esteban Barbieri, nacido en Argentina pero que desarrolló toda su carrera en nuestro país, luego de trabajar con Rigoberto Correa, formó parte de la destacada firma Gazitúa, Zaccarelli y Barbieri (con los arquitectos Álvaro Gazitúa Álvarez De La Rivera y Oscar Zaccarelli Marcelli), con importantes obras en Santiago, Concepción y otras ciudades.

El conjunto, de 39 casas de estructura de albañilería reforzada estucada, se distribuye a lo largo del pasaje Lillo, de unos 150 metros de largo. Las casas se nos presentan como una fachada continua de 2 pisos, a lo largo del cual la línea de edificación va cambiando sutilmente de frente, mediante un retranqueo y adelantamiento repetitivo de fachada, recurso mediante el cual se van generando -en los retranqueos- los accesos a cada una de las viviendas. De este modo, la continuidad del muro y la fachada van adquiriendo una generosa riqueza espacial y estética, y que de no estar, transformaría el pasaje en un insulso continuum monótono e interminable. Asimismo, cada una de las unidades habitacionales, va cambiando sutilmente de detalles, colores y recursos formales, siempre dentro del estilo art-déco que en este caso está trabajado mediante frisos, cornisas, pilastras acanaladas, y una diversidad de detalles más o menos abstractos y geométricos, que enriquecen enormemente la unidad del conjunto. La distribución interior, bastante sencilla, da cuenta del orden más lógico para este tipo de viviendas: acceso, áreas comunes y cocina en el primer nivel, y los dormitorios en el segundo, además de un generoso patio posterior, para cada una de las viviendas. Asimismo, por Av. Independencia, el conjunto posee algunos locales comerciales, que alimentan la vida comercial de la arteria y posibilitan la privacidad e intimidad de las viviendas hacia el interior del pasaje.


2013 pasaje baldomero lillo 05

En la actualidad, el conjunto nos muestra gran parte de sus elementos originales. Algunas fachadas han sido pintadas, perdiéndose el diseño cromático original dado por los distintos estucos coloreados. Asimismo, algunas puertas y ventanas -originalmente de madera- han sido cambiadas, y por motivos de seguridad, se instaló una reja en el acceso principal. Sin embargo, a pesar de estos detalles, sin duda menores, el conjunto nos revela gran parte de su esencia y del espíritu original de sus proyectistas, y a pesar del deterioro y de su necesaria restauración y puesta en valor, tiene la fuerza para mostrarse como uno de los más originales y destacados conjuntos urbanos de Independencia, y como una obra de singular valor estético, todo un rincón urbano de indiscutible belleza por descubrir, valorar y proteger para las futuras generaciones.

2013_pasaje_baldomero_lillo_06


Fotografías de la galería: Sebastián Aguilar O. y Sara Ruiz C. Octubre de 2013.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar