Edificios
26Mar2015

Edificio Villalobos: El Modernismo temprano en Santiago

Visitas: 4471 hits  

Obra: Edificio Villalobos
Ubicación: Alameda (Delicias) 1881-1899 esq. N.O. Cienfuegos 5, comuna de Santiago
Mandante: Dagoberto Villalobos González
Arquitecto:
Augusto Gómez Soto (ICA N° 604)
Año: 1940

2015 edificio villalobos 01

El Edificio Villalobos es un inmueble pequeño, pero dentro de la enorme diversidad de fachadas que adornan y engalanan la Alameda, resalta particularmente, gracias a su moderna concepción arquitectónica, sus líneas pulcras y simples, y el logrado coronamiento-terraza que le brinda una mirada de modernidad a las tradicionales pérgolas de la arquitectura ecléctica e historicista situada a su alrededor. De dimensiones más bien reducidas (sólo 4 pisos incluyendo locales comerciales y un quinto nivel en terraza) y de estrecha profundidad hacia calle Cienfuegos, el edificio del que hablaremos en esta ocasión permanece virtualmente intacto, como ejemplar testigo -y uno de los pocos de su tipo, en la Alameda- de una particular forma de construir y diseñar.

07Ago2014

Casona Moggia: una olvidada joya de la Belle Epoque

Visitas: 7507 hits  

Obra: Casona Moggia
Ubicación: Av. España 701 esq. Domeyko 2418, Santiago
Mandante: Giovanni Battista Moggia Solari
Arquitecto: Giuseppe Alfredo Zara Manfredini
Constructor: A. Chacón B.
Año: 1915-1916

2014 moggia slr 009

Situado al final de Av. España -antigua Avenida de la Capital-, casi llegando al Club Hípico, en la esquina de calle Domeyko, está esta singular casona, uno de los palacios más atractivos e interesantes de nuestra belle epoque santiaguina. Y también, uno de los más desconocidos y olvidados.

Es casi imposible no pasar por esta gran casa y no recordar los tiempos de niñez y juventud, y mi temprano despertar e interés por el antiguo patrimonio arquitectónico santiaguino -en aquellos tiempos el término “patrimonio” no estaba tan manoseado y sobreutilizado como ahora-. Y éste, sin duda, fue el edificio más importante de mis deambulares y sueños urbanos adolescentes. Yo estudiaba en aquellos años en el Liceo Darío E. Salas, situado a una cuadra (Av. España 585), por lo que esta gran casona era punto obligado del recorrer y del pasear, o sencillamente era parte del recorrido entre el colegio y el paradero, como luego lo fueron muchas otras casonas y rincones de esta hermosa calle, como el Pasaje Cabo Arestey (ver artículo). Este referente arquitectónico y urbano, hito indiscutible de aquellos lejanos tiempos, fue uno de los inmuebles precisos que motivaron mi interés y la actual pasión casi obsesiva por el estudio y el deleite de la arquitectura, la historia y la protección y difusión de la enorme riqueza espacial, decorativa y urbana escondida en las antiguas calles de la ciudad.