Edificios
18Sep2013

Obra: Casa Comercial Emilio Delporte
Ubicación: Bandera 693 esq Rosas, Santiago
Arquitecto: Jorge Laclote D.
Mandante: Emile Delporte Braham
Año: 1923

2013 edificio delporte 11

Desde hace más de un siglo, en el centro de la capital, en las manzanas cercanas a la Estación Mapocho y a la zona del Mercado Central, se fue desarrollando una álgida actividad comercial. La influencia del Río Mapocho y la cercana Chimba por el lado norte, la construcción de la línea del ferrocarril y su enorme flujo de pasajeros, y la cercanía con el incipiente centro cívico y empresarial de la ciudad hacia el lado sur, hicieron posible esta dinámica vida comercial, que aún se mantiene, de diversas formas y modos, en la actualidad.

En este contexto, se yergue aún, estoico en la esquina suroriente de calles Las Rosas con Bandera (N° 693), el Edificio Delporte, uno de los últimos ejemplares existentes de una extendida tipología constructiva y arquitectónica, que se desarrolló con especial énfasis en las décadas de 1900, 1910 y 1920. Inmuebles emblemáticos de la ciudad dan cuenta de esta tendencia, como la Casa Prá (demolida), el Edificio Comercial Edwards, de estructura metálica, y los también desaparecidos edificios del Bazar Alemán Krauss y Gath & Chávez, que engalanaron en el pasado las esquinas de nuestra ciudad. Y es en el sector norte del centro, cerca de la Estación Mapocho y del Mercado Central, donde subsiste el inmueble que ahora les presentamos, uno de los más representativos, mejor conservados, y a la vez más desconocidos para los santiaguinos.

Construido el año 1923 como casa comercial de telas y ropas finas, por el comerciante belga Emile (Emilio) Delporte Braham (nacido en 1884), su diseño y construcción fueron encomendados al arquitecto chileno-francés Jorge Laclote D., escasamente conocido en la actualidad, pero de indudable trayectoria por aquellos años, como coautor del gran edificio de la Bolsa de Corredores de Valparaíso (1912-1915), con Maurice Aubert, y como ganador del concurso para el Mausoleo de la Sociedad de Empleados del Comercio, en el Cementerio General de Santiago (1913).

2013 edificio delporte 05

El planteamiento arquitectónico del edificio es sencillo. Como casa comercial, requería una planta libre, vale decir, sin divisiones interiores de muros sólidos, dejando sólo la estructura externa y los pilares interiores. Con esta modalidad, el interior era susceptible de modificarse y reordenarse varias veces de acuerdo a las distintas necesidades de funcionalidad, distribuyéndose de este modo en sus tres pisos principales, más un cuarto piso en mansarda, donde se ubicaban los talleres, presumiblemente de costura y manufactura, y un subterráneo. Por dentro, esbeltos pilares metálicos se distribuyen a lo largo del edificio, logrando un espacio interior lleno de iluminación y amplitud. Formalmente, la Casa Comercial Delporte tiene una enorme riqueza estética y arquitectónica. Sus ventanales, que abarcan los pisos 2 y 3, se realzan y elevan con espíritu moderno al jerarquizar las líneas verticales de sus paramentos de muro por sobre el cornisamento horizontal y la marcada subdivisión de pisos que se venía ocupando hasta ese entonces. Con este recurso, sus vanos y aberturas, de por sí bastante grandes, adoptan una condición de especial amplitud y verticalidad que acentúa más su presencia, y que en la esquina del edificio adoptan una mayor jerarquización al concluir en arco, acompañándose de ventanas de carpintería metálica, barandas y rejas de indudable y artística belleza.

2013 edificio delporte 04

Por otro lado, su bellísima marquesina metálica, de excelente factura y conservada en gran parte (menos por calle Las Rosas, donde fue retirada), le otorga una cualidad y una condición única en la ciudad. En la actualidad, muy pocos edificios conservan este tipo de elementos, especialmente cuando se trata de marquesinas y aleros metálicos de gran tamaño y riqueza estética, sólo comparable con las marquesinas laterales de la Estación Central, el edificio de doña Adriana Cousiño en la primera cuadra de calle Ahumada, o el edificio del Hotel Mundial, en Moneda esq. La Bolsa, estas últimas por desgracia ya despojadas de tales elementos en los últimos años. Y en Valparaíso, el edificio ya mencionado de la Bolsa de Corredores, contaba con una hermosa y monumental marquesina en su esquina, retirada también hace bastantes años. Por último, su cúpula y mansarda, de singular belleza, y excelente estado de conservación, jerarquiza aún más la elegancia y sobriedad de su especial construcción.

Por todas estas razones, y tratándose de un inmueble prácticamente desconocido para los santiaguinos, a pesar de ser declarado Inmueble de Conservación Histórica por el Plan Regulador de Santiago; creemos importantísimo valorar y conocer el edificio, sus cualidades arquitectónicas y estéticas, y su enorme potencial como espacio construido de indudable calidad, como testimonio y ejemplo señero -y escaso en la actualidad- de la otrora bullante actividad comercial y cosmopolita de la ciudad en los primeros años del siglo XX, y como un ícono olvidado de la arquitectura de los años 20, y especialmente, como registro construido de una manera distinta y particular de comerciar (sus grandes ventanales, finamente elaborados, son la antítesis absoluta del actual mall, cerrado y hermético). Sin duda, vale la pena detenerse y darse el tiempo, para apreciar su belleza e indudable valor arquitectónico olvidados en la vorágine de la ciudad.

Edificio Casa Comercial Delporte


Fotografías de la galería: Sebastián Aguilar O. Año 2011.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar