Edificios
30Sep2013

Palacio Benjamín Montt: el pasado se ha quedado sin un testimonio

Visitas: 2124 hits   

Obra: Palacio Benjamín Montt
Arquitecto: Josep Forteza i Ubach
Mandante: Benjamín Montt Montt
Ubicación: Compañía de Jesús 1687 esq. Guardiamarina Ernesto Riquelme, Santiago
Año: 1893, demolida el 2013

2013 sl casona benjamin montt 04

Una vez más nos convoca un hecho lamentable y difícil. Una vez más, como ya es una triste costumbre, los intereses individuales y egoístas conspiraron en contra del bien común, de la memoria y del ya alicaído patrimonio nacional, de la historia del desarrollo de la ciudad y de sus habitantes, reflejado en su arquitectura.

Hace poco tiempo, casi dos meses, se encendieron las luces de alerta: la gran casona de calles Compañía esq. Riquelme, abandonada desde hace varios años, quería ser demolida por sus propietarios. A través de las redes sociales, de la prensa, de los artículos y páginas web, pudimos conocer, comentar y opinar, y -creíamos- contribuir mediante la toma de conciencia y la difusión global, con el salvataje y preservación del edificio. Incluso en nuestro programa radial de los lunes, hace algunas semanas, tocamos dicho tema. Sin embargo, el asunto quedó ahí, estancado, y no se volvió a tocar dicha problemática. Los días pasaron, y no aparecieron nuevas noticias al respecto. De hecho, en la reciente visita a Santiago de nuestro amigo Luis Darmendrail, de Concepción, editor de la notable página http://concehistorico.blogspot.com/, él quedó maravillado con la sorprendente y antigua construcción, más aún proviniendo de una ciudad atacada sistemáticamente por los terremotos y más recientemente, como ocurre en todo Chile, por la inexistencia de normativas en defensa del patrimonio y del paisaje urbano, y por la rápida proliferación de empresas inmobiliarias, que día a día ocupan ese vacío legal y normativo para depredar las ciudades.

2013 casona benjamin montt 02

La casona en cuestión, fue construida el año 1893 por el arquitecto e ingeniero español, de origen catalán, Josep Forteza i Ubach (1863-1946), llegado hacía pocos años a nuestro país dentro del contingente de profesionales europeos -Arquitectos e Ingenieros- traídos por el Presidente Balmaceda para apoyar en el vasto plan de construcciones educacionales y de salud que planeaba implementar en el país. El mandante de la construcción, fue don Benjamín Montt Montt (1855-1922), hermano e hijo de Presidentes de la República, abogado, hombre público, agricultor, diputado y Ministro de Justicia durante la presidencia de Barros Luco, quien residió en la propiedad hasta su fallecimiento. Posteriormente, la casa pasó por diversos propietarios, y cayó en una espiral de deterioro y descuido, que le daba un triste aspecto, pero que no afectó mayormente la estabilidad de su estructura. Su penúltima propietaria, según pude leer en recientes artículos de prensa, fue doña Hilda Aguirre Del Real, archivera judicial de Santiago, expulsada el año pasado por la Corte Suprema por irregularidades. Ella usaba la casa como bodega del Archivo Judicial, y de hecho, al ingresar al inmueble cuando comenzaba su proceso de demolición, pudimos encontrar aún numerosos archivos y documentos judiciales, desparramados en el suelo. De hecho, en los últimos años, se intentó de alguna manera proteger la estabilidad del edificio mediante refuerzos de hormigón armado construidos sobre la cornisa superior del segundo piso, y en otras partes del inmueble. Finalmente, el año 2010, luego de un remate, un grupo de inversionistas se apoderó del edificio, siendo el actual propietario, y quien solicitó su apurada demolición, don Javier Edgardo Lewin Zaidenband, socio de la Empresa de Consultores en Seguridad “Mugan”. Según se puede leer en la página web de la empresa, el señor Lewin es “Magister en Gestión de Negocios, Postgrado en Seguridad Integral, Experto en Anti-lavado de dinero, Financiamiento del terrorismo y Seguridad Financiera.” Y por un inexplicable y absurdo tecnicismo, falta de previsión e ignorancia de la Municipalidad y de la Dirección de Obras, la casona nunca fue declarada de interés patrimonial, lo que permitió la situación actual que ahora lamentamos.

2013 casona benjamin montt 01

Estéticamente, la casa, de dos pisos muy altos, con comercio en su planta baja y residencia con amplios salones en su segundo piso, fue diseñada con un lenguaje ecléctico, inspirado en la arquitectura neoclásica en sus proporciones, pero logrando una imagen completamente nueva, distinta a lo construido hacia entonces en Chile. Sus variados detalles ornamentales, sus cornisas y frisos, sus esbeltas ventanas en el segundo nivel, su espectacular pórtico de acceso, todo era nuevo e inspirado en recursos formales desconocidos en Chile. Algunos detalles, como los capiteles o rejerías están inspirados en el neogótico, mientras que otros elementos de su fachada poseen influencia del cercano art-nouveau o modernismo catalán, estilo muy nuevo para la época, y ampliamente absorbido por Forteza, contemporáneo del gran Antoni Gaudí, y titulado en la Escola Tècnica Superior d'Arquitectura de Barcelona en 1887 -la misma donde estudió Gaudí-, en pleno apogeo del estilo modernista en dicha ciudad, tan famoso y reconocido en la actualidad (Ver artículo anexo). Lejanos trazos de este estilo se reconocen en esta temprana obra de Josep Forteza (o José, como se le conoció en Chile), que fueron madurando hasta llegar a su obra cumbre, tal vez la más importante de su extensa carrera, lamentablemente demolido: el Palacio Undurraga. Actualmente, los únicos edificios en los que podemos apreciar la genialidad del arte arquitectónico de Forteza, son el edificio residencial y comercial de don Jorge Infante Tagle, en la calle Arturo Maximiliano Edwards, en Valparaíso (1908), el Colegio Hispano Americano de los Padres Escolapios, en calle Carmen (1912-1917), el ex Hotel Bristol (1913-1915), junto a la Estación Mapocho, actualmente muy desmejorado, y el palacete de don Miguel Luis Letelier, en Cienfuegos con Erasmo Escala (1920), ambos en Santiago. De su extensa obra, son los únicos edificios de importancia que subsisten hasta el día de hoy.

fresco

El interior del Palacio Montt es aún más espectacular. El segundo nivel, con salones finamente decorados con frisos y relieves de innegable calidad artística, escaleras, puertas y paneles de espléndida ebanistería, y lo más interesante y peculiar: pinturas y frescos en paredes, cornisas y cielos. Entre ellos, retratos, paisajes y diversas imágenes urbanas, cuya autoría ignoramos lamentablemente, como el Palazzo Vecchio de Venecia y uno muy significativo para la historia de Santiago, un fresco con la imagen del Puente de Cal y Canto, recientemente demolido para la época de construcción de la casona. Por desgracia, debido a la desidia e ignorancia de algunas autoridades, toda esta maravilla está perdida para siempre. En los últimos días, hemos visitado el edificio, ahora cubierto con una malla Raschel, actualmente en avanzado proceso de demolición. Los frisos y frescos, a pesar del deterioro y del descuidado aspecto general de la construcción, estaban en muy buenas condiciones, y estructuralmente, a pesar de lo que muchos declararon, era perfectamente recuperable, más aun tomando en consideración el sistema de construcción, inédito para la época, de albañilería de ladrillo con refuerzos metálicos, y estructura de losa mediante bovedillas catalanas, sistema constructivo desconocido hasta entonces en nuestro país, y cuyos únicos ejemplos podemos apreciarlos a través de la variante llamada Bovedilla Prusiana -Preußische Kappendecke- en edificios industriales en Valparaíso, como la ex Fábrica Hucke, el edificio de la Sociedad Imprenta y Litografía Universo, y la Fábrica de Jabón “La Estrella” de Hartung-Deichert y Cº. Todo esto quedó a la luz al observar el rápido proceso de demolición, aún inconcluso mientras escribimos estas líneas, del que hemos sido tristes e impotentes testigos.

2013 casona benjamin montt 03

Al enterarnos del fatal comienzo de la demolición, intentamos, por todos los medios, conseguir salvar el último testimonio de su existencia, aún intacto: la placa o inscripción con el nombre del arquitecto Forteza, situado justo en la esquina del edificio, para conservarla o donarla a alguna institución -hay que recordar que por la antigüedad de este edificio, de 1893, es probable que dicha placa inscriptora sea la más antigua de Santiago y de Chile, junto con la placa del autor del edificio del Cuerpo de Bomberos, en calle Puente-. Sin embargo, los obreros de la Empresa de Demoliciones Flesan Ltda. fueron tajantes en negarnos esa última posibilidad, aludiendo a que el edificio tiene dueño, y que todo será demolido. Infructuosos fueron nuestros intentos, vía twitter, de contactarnos con personas del Departamento de Patrimonio de la Municipalidad de Santiago, e incluso, con la alcaldesa de turno, doña Carolina Tohá. Tal parece que de esta emblemática y hermosa construcción, sólo quedará el recuerdo, las pálidas fotografías  que serán lo único que podremos mostrarle a nuestros sucesores y descendientes, y la eterna desilusión e indignación, como ciudadanos, como santiaguinos y chilenos, como amantes y respetuosos seguidores de la historia de la ciudad y de la belleza de sus construcciones.

Casona Benjamín Montt


Fotografías de la galería: Sebastián Aguilar O. y Sara Ruiz C. Año 2013.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar