Josep Forteza i Ubach
Palacio Benjamín Montt: el pasado se ha quedado sin un testimonio