Opinión

Como muchos y muchas sabrán y habrán visto, la maestranza de San Bernardo fue demolida unos años atrás. No es novedad que se echen abajo edificios en la ciudad, ni que se construyan en su lugar condominios, edificios de departamentos o bien casas en serie.

Tampoco es novedad que muchos de esos edificios que se demuelen sean antiguas construcciones con mayor o menor valor histórico.

Aquí me gustaría detenerme un instante. El carácter histórico de una construcción no lo hace un elefante intocable ni algo que sea imposible de intervenir. El carácter histórico de un edificio es dado por factores que le son propios a su construcción y propósito, pero que pueden reinterpretarse con respeto.

Muchas construcciones patrimoniales de nuestro país se encuentran abandonadas o esperando ser demolidas sin siquiera haberse emitido un proyecto que les dé una nueva vida. Pretender congelar el tiempo es imposible, pero sí es factible darle un nuevo uso a la Arquitectura del pasado.


Ver Video

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar