Opinión
20Ene2015

Nacer, crecer y morir en un nicho: la avaricia inmobiliaria del siglo XXI

Visitas: 1116 hits  

2014 nichos humanos patrimonio urbano04

Desde hace un tiempo viene rondando por mi mente, mientras miro aquellas torres que brotan como callampas después de la lluvia en Santiago y sus comunas aledañas,  la idea de que aquellos apartamentos son  cada día más pequeños y se han transformado en verdaderos conventillos verticales disfrazados con falsas comodidades.

Ofrecen un cuánto hay de facilidades: más cerca del centro de la capital, conserje 24 horas todos los días del año, estacionamiento (que hay que pagar extra), sauna, piscina, sala de computadores (que terminan sin mantención y dados de baja), sala multiuso y “una hermosa vista”.

Francamente no quiero detenerme en lo superficial y mentiroso de estos ganchos de compra, que son el costo de hacer pedazos para siempre barrios que llevaban años de formación y consolidación. Simplemente deseo hacer hincapié en la miseria de espacio que somos capaces de comprar o arrendar con tal de tener un lugar donde vivir. Me imagino un niño que crece en un apartamento de 60 m2 viendo siempre por las ventanas del mismo lado, recibiendo la misma vista y desarrollándose en un medio egoísta e individualista, donde nadie comparte y sólo algunos se dignan a saludar en el ascensor para luego encerrarse en su nicho.

2014 nichos humanos patrimonio urbano02

Y para cuando la muerte los llame, serán enterrados en un espacio aún menor donde muertos arriba, abajo, a la izquierda y derecha serán sus vecinos y la soledad y su silencio serán los mismos que los acompañaban cuando llegaban del trabajo a sus centrales torres y tras de si cerraban la puerta aliviados de no tener que saludar al que iba en el ascensor.

Torres de 20 pisos, nichos de personas que quisieran vivir mejor, pero que la miseria de las inmobiliarias no quieren ofrecer con tal de ahorrar en costos y sacar el máximo de provecho al tan anhelado metro cuadrado. ¿Sabrán ellos lo que es vivir por años mirando al sur, en 50 m2 y con otra torre a pocos metros que te tapa el esquivo Sol?

La avaricia y la codicia se expresan así en el siglo XXI; como los inescrupulosos y grandes empresarios del espacio habitacional.

2014 nichos humanos patrimonio urbano01

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar